Los Knabstruppers se encuentran entre las razas de caballos de aspecto más singular: tienen una apariencia irregular interesante.

Si los miras desde la distancia, pueden parecer un grupo de leopardos gigantes deambulando por el campo. Pero no, ¡ni siquiera están en la misma categoría!

Los Knabstruppers son caballos mansos y son conocidos por su resistencia y velocidad.

Si nunca has oído hablar de esta raza de caballos, aprende sobre ellos aquí con estos 10 datos más interesantes sobre los caballos Knabstrupper.

Aunque los caballos manchados existieron en el siglo XVI, la raza Knabstrupper no se estableció hasta 1812.

Knabstrupper en un campo

Un caballo que sirvió como base para la raza se llamaba «Flaebe Mare».

Primero fue comprado por un carnicero y luego vendido al propietario de las propiedades de Knabstrupgaard, el comandante Villars Lunn.

En sus fincas, el Mayor Lunn estableció la granja “Knabstrup”, de donde proviene el nombre de estos bien educados caballos.

Los Knabstruppers son descendientes de una yegua castaña con tez de leopardo y un semental de color sólido.

La crianza resultó en un potro con un manchado espectacular.

Desde entonces, la yegua y su hijo produjeron suficiente descendencia con manchas para las generaciones venideras.

Históricamente, los Knabstruppers estaban en el centro de las ceremonias reales.

Debido a su color inusual y su extrema rareza, los Knabstruppers fueron utilizados por personas nobles y reales del pasado.

Los blancos se usaban como caballos de carruaje y, a veces, como un montículo de un monarca para las ceremonias de coronación.

Durante la Guerra de Schleswig, los Knabstruppers fueron un blanco fácil para los francotiradores.

Los caballos Knabstrupper fueron objetivos durante la guerra.

Los oficiales daneses los usaron durante las guerras, sin embargo, su llamativo color los convirtió en un blanco fácil para los francotiradores enemigos.

Por ejemplo, durante la batalla de Isted, la mayoría de los oficiales, que montaban caballos Knabstrupper, lamentablemente fueron asesinados a tiros.

Los caballos Knabstrupper no aparecieron en América del Norte hasta 2002.

Solo después de los esfuerzos entusiastas de la pareja tejana, Mike y Caroline Athey, los caballos Knabstrupper comenzaron a reproducirse en los Estados Unidos.

El Knabstrupper primogénito en América del Norte se llamaba «Belleza americana».

Nació en Athey’s Farm en Canton, Texas.

Hay tres tipos de caballos Knabstrupper.

Los tres tipos de Knabstruppers tienen rasgos distintivos.

Los knabstruppers del tipo de caballo de deporte se cruzan con los caballos de deporte de sangre caliente de Europa para producir un caballo bien construido que pueda desempeñarse con fuerza en eventos de salto.

El segundo es el tipo barroco. Este tipo es más corto, pero más ancho que el tipo sport. Se utilizaron principalmente como caballos de guerra o de carruaje.

El tercero es un tipo pony. Como su nombre indica, los Knabstruppers tipo poni son físicamente bajos pero gozan de una gran reputación entre los niños.

Los Knabstruppers a menudo se confunden con los caballos Appaloosa americanos.

¡Appaloosa se parece a A!

De hecho, hay varios debates en línea en los que las personas publican una foto de un caballo manchado y tratan de determinar la raza.

Sorprendentemente, la mitad de la audiencia dirá que es un Appaloosa, mientras que otra mitad podría decir que el caballo es Knabstrupper.

Tales incertidumbres indican fuertes similitudes.

Sin embargo, la principal diferencia es que los caballos Appaloosa se originaron en los Estados Unidos mientras que los Knabstruppers en Dinamarca.

Pero, si profundizas aún más en la historia, sus orígenes convergen durante la época de los “caballos tigre”.

La raza Knabstrupper casi se perdió.

Datos raros sobre Knabstruppers

El problema de la endogamia casi había llevado a la casi desaparición de esta raza.

Además, el incendio que devastó Lynn Family Stables cobró la vida de 22 de los mejores knabstruppers.

Estas situaciones llevaron a la raza al borde de la desaparición.

Sin embargo, gracias al criador, Frede Nielsen, tres caballos americanos Appaloosa fueron traídos a Dinamarca para infundir sangre nueva a la raza.

Eso salvó a la raza de extinguirse.

Flaebe Mare ganó reputación cuando salvó a su dueño, el Mayor Villars Lunn.

Un día, el comandante Villars Lunn fue pisoteado por un carruaje y sufrió heridas graves, incluida una pierna rota.

Por supuesto, la situación requería un médico, pero no había ninguno cerca.

¡Entonces, Flaebe Mare junto con otro caballo cabalgaron cerca de 19 millas (30 km) para recoger a un médico que le salvó la vida!

Los caballos Knabstrupper se consideran una de las razas de caballos más sanas.

Knabstrupper corriendo

Su esperanza de vida es cercana a los 27,5 años.

Y son conocidos por no tener problemas de salud específicos de la raza.

Por lo tanto, son fáciles de mantener siempre y cuando la gente los alimente con pasto, granos, vegetales y heno.

¿Habías oído hablar de estos fascinantes caballos antes?

¡La próxima vez que veas un caballo Appaloosa, es posible que te encuentres dudando si es un Knabstrupper!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.