A todos nos gusta pasear por un museo, echar un buen vistazo a las esculturas y piezas de arte expuestas, normalmente desde una buena distancia detrás de unas cuerdas rojas.

¡Pero hay algunas esculturas en las que pararse detrás de una barrera simplemente no funcionaría porque no las verías!

¡El escultor y artista inglés Willard Wigan se especializa en esculturas talladas en singulares granos de arroz!

De hecho, la mayoría de las esculturas de Willard son tan pequeñas que necesitarías una lupa para realmente sumergirte en los exquisitos detalles de cada una.

Herramientas del oficio.

Para hacer estas increíbles esculturas diminutas, Willard usa palillos de dientes y cristales de azúcar para tallar y pintar sus piezas, ¡las esculturas más pequeñas se miden en milésimas de pulgada!

Para darle un contexto a sus esculturas, Willard las muestra en ojos de aguja, o sentadas en una pestaña e incluso al lado de un grano de arena.

Ahora realmente puedes apreciar cuán fantásticamente detallados y pequeños son en realidad.

Un artista autodidacta.

A la edad de 5 años, Willard comenzó a hacer casas diminutas para hormigas porque pensó que necesitaban un lugar para vivir.

Después de eso, comenzó a hacerles zapatos y sombreros diminutos, porque necesitaban lucir más elegantes en sus diminutas casas.

Aprender a tallar algo tan pequeño como un grano de arroz es algo que Willard también tuvo que enseñar a sus cuerpo que hacer.

Estudió técnicas y estados de meditación para reducir cualquier movimiento en su cuerpo, conteniendo la respiración con cada golpe para asegurar el control exacto necesario para crear detalles tan íntimos.

Sin embargo, es un trabajo que conlleva algunos peligros: cuando se le preguntó sobre su trabajo, dijo cómo, cuando trabajaba en la pieza de Alicia en el país de las maravillas: «Hubo una tragedia cuando intenté hacer esta pieza por primera vez… ¡Inhalé a Alicia!».

Hable acerca de caer por un agujero negro al País de las Maravillas, ¿eh?

Mira el increíble trabajo de Willard, ¡no te decepcionará!