Aunque los gatos monteses parecen una versión más grande de los gatos domésticos, tienen sus propias características únicas.

Aquí hay 55 datos interesantes sobre estos destacados felinos salvajes que probablemente no conocías.

Los gatos monteses se encuentran a menudo en el sur de Canadá, los Estados Unidos y Oaxaca, México.

Su nombre científico es lince rufo.

A pesar de que son cazados con frecuencia, las poblaciones de gatos monteses se mantienen estables y se clasifican como una especie de menor preocupación.

Hay dos subespecies de gato montés; una especie que reside al este de las Grandes Llanuras en América del Norte y otra que vive al oeste de las Grandes Llanuras.

Se cree que el gato montés evolucionó del lince euroasiático, que cruzó a América del Norte hace 2,6 millones de años.

Los gatos monteses tienen un excelente sentido del olfato.

Al igual que otras especies de gatos, los gatos monteses son animales territoriales y animales solitarios.

El territorio de un gato montés puede extenderse hasta 30 millas cuadradas (78 kilómetros cuadrados) para los machos y solo cinco millas cuadradas (13 kilómetros cuadrados) para las hembras.

Utilizarán diferentes métodos de marcado, como marcas de garras y depósitos de orina para las marcas de olor.

En general, los gatos monteses evitarán la confrontación con otros gatos monteses y respetarán el territorio de los demás.

Los gatos monteses son animales crepusculares, lo que significa que están principalmente activos durante el crepúsculo.

Los gatos monteses adultos no tienen muchos depredadores, principalmente pumas y lobos grises.

Los gatos monteses suelen trepar a los árboles para escapar de los depredadores, perseguir presas y descansar como excelentes escaladores.

Los gatos monteses corren más riesgo de ser presa de búhos, zorros, águilas, osos y, en ocasiones, de otros gatos monteses.

Aunque los gatos monteses no son una especie en peligro de extinción generalizada, se consideran en peligro de extinción en Ohio, Indiana y Nueva Jersey.

La mayor parte de la temporada de apareamiento del gato montés ocurre durante febrero y marzo.

Los gatos monteses hembra crían a sus crías solos.

La investigación ha demostrado que los gatos monteses necesitan un área de distribución para reproducirse.

El período de gestación de un gato montés hembra es de aproximadamente dos meses.

La madre dará a luz a sus crías en una pequeña cueva, troncos huecos o cualquier otro espacio cerrado.

El tamaño medio de la camada es de tres gatitos.

Los gatitos nacen con pelaje completo y un pelaje manchado.

Se sabe que las hembras usan la misma guarida natal durante varios años.

Los gatos monteses bebés no abren los ojos hasta el noveno o décimo día.

Una vez que tengan entre tres y cinco meses de edad, los gatitos comenzarán a viajar con su madre.

Los gatitos aprenderán a cazar solos en su primer año y dejarán de ser independientes.

Los juveniles experimentan la tasa de mortalidad más alta poco después de dejar a su madre mientras aún aprenden técnicas de caza.

Los gatos monteses tienen colas cortas de aproximadamente 4 a 7 pulgadas (10 a 18 centímetros) de largo.

En promedio, los gatos monteses pesan entre 15 y 40 libras (6,8 y 18,1 kilogramos).

El gato montés más grande registrado pesaba 50 libras (22,7 kilogramos).

Los linces machos son aproximadamente un 33 % más grandes que las hembras.

La coloración de los gatos monteses es principalmente marrón con manchas negras, pero ocasionalmente puede tener un tinte rojizo.

Debido a sus manchas negras, los gatos monteses también son objeto de caza. Sus pieles son preciosas en el comercio internacional.

El color del pelaje del gato montés lo ayuda a mezclarse con la espesa vegetación.

Los gatos monteses que viven en los desiertos tienen pelajes más claros, mientras que los gatos monteses en áreas boscosas son más oscuros.

Los gatos monteses pueden comunicarse a través del olor, los signos visuales y la vocalización.

El promedio de vida de un gato montés es de siete años; sin embargo, el gato montés salvaje más viejo registrado tenía 16 años.

En cautiverio, el gato montés más viejo vivió hasta los 32 años.

Los gatos monteses pueden sobrevivir durante largos períodos sin comida, pero se dan un festín con las presas disponibles.

Aunque los gatos monteses comen principalmente animales pequeños, se sabe que cazan ciervos o alces cuando la presa es escasa.

Las huellas de los gatos monteses pueden parecerse a las de los gatos domésticos; sin embargo, los gatos domésticos tienen pies mucho más pequeños que las patas gigantes del gato montés.

Su quinto dedo está levantado sobre sus patas delanteras, por lo que no hay una quinta impresión cuando camina.

Sus garras afiladas se retraen cuando caminan, por lo que no hay marcas de garras en las huellas de los gatos monteses.

Aunque pueden nadar, los gatos monteses tratan de evitar el agua.

Los gatos monteses son animales altamente adaptables. No se oponen a las zonas suburbanas siempre que haya presas adecuadas.

Se han encontrado gatos monteses en áreas desde los pantanos de Florida hasta las regiones desérticas de Texas.

Los gatos monteses pueden prosperar en la mayoría de las áreas a pesar del desarrollo humano y la pérdida de hábitat, aunque prefieren usar un refugio rocoso cuando está disponible.

Los gatos monteses tendrán múltiples sitios de guarida, generalmente con la guarida principal y otras guaridas auxiliares alrededor de su área de distribución.

Los incidentes con gatos monteses y personas son improbables. Es más probable que tengas un encuentro adverso con un perro doméstico que con un gato montés.

Los gatos monteses están activos todo el año sin hibernar.

Los gatos monteses son depredadores de emboscada, acechan a sus presas antes de perseguirlas o atacarlas.

Como depredadores oportunistas, la dieta de un gato montés depende del animal que sea más abundante.

Si está nevando o lloviendo, los gatos monteses prefieren esperar a que pase el mal tiempo en sus refugios.

Las patas de un gato montés no están tan acolchadas como las del lince canadiense y no pueden soportar su peso sobre la nieve con tanta eficacia.

Las huellas de las patas de los gatos monteses se registran directamente, lo que significa que sus patas traseras aterrizan en el mismo lugar que sus patas delanteras.

Preguntas frecuentes sobre linces

lince en la nieve

¿Qué comen los gatos monteses?

La comida preferida de los gatos monteses depende de su región. En el este de los EE. UU., los gatos monteses comen principalmente conejos de rabo blanco, y en el norte, las liebres con raquetas de nieve son la principal fuente de alimento.

¿Qué tan grande es un gato montés?

El tamaño de los gatos monteses varía; sin embargo, generalmente miden entre 1,5 y 2 pies (45,7 y 61 centímetros) de alto y pesan entre 15 y 40 libras (6,8 y 18,1 kilogramos). Los gatos monteses del norte suelen ser más grandes que los gatos monteses del sur.

¿Qué tan rápido puede correr un gato montés?

Los gatos monteses pueden correr a velocidades de hasta 48 kph (30 mph), sorprendentemente la misma velocidad que los gatos domésticos, aunque los gatos monteses son más grandes.

¿Es un lince un gato montés?

Un gato montés es una especie de lince. Hay cuatro especies de linces: el lince euroasiático, el lince canadiense, el lince ibérico y, por supuesto, el gato montés. Todos los linces tienen mechones de orejas distinguibles.

¿Los gatos monteses son carnívoros?

Sí, los gatos monteses son carnívoros. Además de conejos y liebres, se alimentan de otros pequeños mamíferos y aves. Ocasionalmente, también pueden cazar pequeños animales de granja, pero generalmente evitan las áreas habitadas por humanos.

Los gatos monteses son, sin duda, animales impresionantes con sus habilidades altamente adaptativas y habilidades depredadoras.

¿Cuál de estos datos sobre gatos monteses te sorprendió más?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.